dijous, 25 de juny de 2009

Blasfemamos por Dios.



Alicia ha sido expulsada del País de las Maravillas (sin ningún motivo). Se lo dijeron el martes por la noche. Y desde ese momento ha estado llorando hasta hacer un mar nuevo (que por cierto, no se encuentra en el mapa todavía). Se ha quitado toda la ropa, y una vez desnuda ha comenzado a nadar. Y por culpa de los recuerdos casi se ahoga. Por eso ahora tiene una cola, una cola de neón. Alicia ya no es Alicia. Le gustaría seguir siéndolo, pero el agua le atrae más. Alicia ahora es una sirena con las piernas de neón. Y ahora se dedica a machacar su cuerpo prieto contra todos aquellos que alguna vez han escuchado hablar sobre la vieja tortuga de la historia interminable. Y todo esto lo hace sólo por un sueño de cartón, que cada vez está más húmedo y cada vez pesa más y cada vez lo ve más cerca y más lejos a la vez.

Mírame ------, mírame, tu juego me ha dejado así.

2 comentaris:

  1. El pasado es un abismo insondable. Intentas huir de el, pero cuanto mas huies mas grande se hace. Los bordes del precipicio te rozan los talones. No puedes huir de tu pasado, acabaras corriendo en circulo, hasta que vuelvas a caer en el agujero del que tratas de escapar, solo que el agujero será mas profundo.
    El pasado es un rompecabezas, como un espejo roto. A medida que lo vas recomponiendo, te cortas y tu imagen cambia. Y tú cambias también. Te puede destruir, volverte loco. Y te puede liberar.

    ResponElimina
  2. Si Alicia ha sido expulsada, creo que sabrá construirse su propio País de las Maravillas, aunque sea bajo el mar que ella misma ha derramado.
    Deséale suerte de mi parte, ¿quieres?

    ResponElimina